Mujer fantástica y la dignidad humana

Hits: 2991

Si entendemos la sexualidad como un conjunto de características físicas y psicológicas propias, en nuestra legislación prevalece la genitalidad que no comprende siquiera todo lo físico y menos lo psicológico. ¿Qué pasa entonces cuando hay disonancia entre uno y otro?

Miércoles 14 de marzo de 2018 | Patricio Young

El Oscar obtenido por La Mujer Fantástica, ha puesto en un contexto real la situación de las minorías sexuales en nuestro país. Situación que afecta aproximadamente al 1% de nuestra población mayor de 18 años, según estudios de la CASEM 2015 y del Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales de la PUC.

Aun cuando estadísticas de este tipo de estudios tienen los sesgos propios de la consulta que se hace y el nivel de sinceridad de los entrevistados, por lo que podría ser algo mayor. A nivel internacional las cifras van entre un 3 y un 5%.

Pero más allá del número, el tema es relevante porque afecta humanamente a un sector de la población y ello exige nuestra atención.

A través de los años, esta realidad se ha preferido invisibilizarla y cuando aparece, se ve como una perversión sexual.

Solo se despierta a la realidad, cuando nos vemos afectados directamente a través de un hijo, un pariente o un amigo muy cercano. Allí se caen los velos, comprenden la realidad humana, el dolor y las dificultades que deben enfrentar.

Allí entienden que no son expresiones de promiscuidad sexual o de una construcción social. En la cercanía de la experiencia real van comprendiendo que esta conducta se les manifiesta desde niño y que muchas veces se tapa o se justifica.

Son niñas o niños que a lo largo de su infancia y adolescencia tienen conductas, intereses e incluso una psicomotricidad propia del sexo opuesto.

¿Cómo puede ser si en la misma familia con igual educación y socialización, sus hermanos son heterosexuales? ¿Cómo comprenderlo y explicarlo? Las respuestas banales y superficiales ya no tienen cabida.

En la búsqueda de una mayor explicación, encontramos que hoy la ciencia habla de la existencia de componentes genéticos. Ello podría explicar mucho esta realidad, pero aún no hay un consenso al respecto ni menos respuestas certeras a su origen real.
Pero mientras la ciencia busca respuesta, la sociedad debe atender el problema humano.

¿Sabía usted que la mujer fantástica- Daniela Vega- hoy viaja por el mundo con un pasaporte que la identifica como hombre?

Que duro y doloroso debe ser para ella pasar por los controles con una condición que no la identifica. La razón es que en nuestro país solo puede cambiar su identidad de sexo después de haberse operado y seguido de un largo trámite.

Si entendemos la sexualidad como un conjunto de características físicas y psicológicas propias, en nuestra legislación prevalece la genitalidad que no comprende siquiera todo lo físico y menos lo psicológico. ¿Qué pasa entonces cuando hay disonancia entre uno y otro?

En fin, es un grueso tema que de alguna manera se espera responder con la cuestionada ley de Identidad de Género que está en el congreso. Sin embargo, siendo importante lo que se determine legalmente, tiene mayor valor la conducta y actitud que tengamos como sociedad frente a esta realidad, valorando y respetando su dignidad humana.

Me ha tocado conocer la experiencia de padres que con dolor y dificultad confiesan que su hijo es homosexual o su hija lesbiana. Es un verdadero parto contarlo porque sienten que la sociedad, de alguna manera los escrutará.

¿Qué habrán hecho tan mal para que el hijo o hija le salga así? Es una situación que no solo afecta a la persona misma, sino también a toda su familia.

La ignorancia y los prejuicios que invaden nuestra sociedad nos llevan por mal camino, afectando la dignidad humana de las minorías sexuales.

Para quienes tenemos una fe religiosa y que nos anclamos más en el deber ser que en el ser, muchas veces nos llenamos de prejuicios y es hora que reconozcamos que siendo una realidad natural es también permitida por Dios.

Es tiempo de ponernos en el lugar de ellos y de su entorno, para develarla y comprenderla en toda su dimensión con una gran dosis de amor y misericordia.

Comentarios
Total comentarios: 9
31/03/2018 - 11:08:48  
Carmen el Papa señala que la realidad es superior a la idea. El padre señala que debemos tener las manos en el pulso del tiempo y el oído en el corazón de Dios. Si la ciencia concluye que esta realidad responde a condiciones genéticas, que podrías decirle? No podemos volver a caer en los horrores de la inquisicion.

Patricio
Viña del Mar
29/03/2018 - 12:37:28  
Una cosa es la orientación sexual y otra muy distinta es el pecado. Dios ama con la inclinación sexual q la persona tenga pero es un grave desorden moral que uno tenga una conducta sexual desordenada. Así lo define el catecismo. Se santifican así, siendo célibes y aceptando la tremenda cruz que Dios les mandó y que siempre es un signo de predilección. Amar al pecador pero aborrecer el pecado.
La Iglesia sólo acepta las relaciones sexuales entre marido y mujer.

Carmen M Barros
Santiago
22/03/2018 - 17:03:44  
Mil gracias por esa mirada que habla en el lenguaje del amor de Dios. Vivo una situación personal de esta naturaleza con una de mis hijas y, ser conciente de su sufrimiento me ha hecho más abierta a entender estas realidades.

Topacio Loor
Ecuador
18/03/2018 - 18:29:59  
Me parece super acorde a nuestro carisma esta mirada misericordiosa ciertamente no nos cortesponde a nosotros juzgar en estas situaciones tan dolorosas, sin embargo creo que al no existir un concenso claro sobre el tema seria un grave error el naturalizarlo y menos aun avalarlo. ciertamente sobre los temas de sexualidad la Iglesia tiene una postura clara que es acoger a la persona pero no olvidemos que Dios ama al pecador pero no al pecado y la verdad no deja de serlo por ser mas o menos dura. El corregir no es una falta de amor sino por el contrario recordemos la mision del 31 de mayo, por eso creo que nuestra posicion debe ser misericordiosa para acoger a nuestros hermanos pero tambien debemos estar lo suficientemente despiertos para no dejarnos ideolojizar por una pelicula que lamentablemente existe con ese fin...

Matias Homo
Concepcion
18/03/2018 - 08:55:34  
Gracias Patricio por hablar abiertamente de temas que a veces nos cuesta hablar en los círculos Católicos.
Me alegra y me fortalece saber que otros hermanos federados también tienen una opoinion misericordiosa y respetuosa hacia quienes pertenecen a las minorías sexuales, creo que es un tema poco tratado y poco valorado en nuestra comunidad.
Un abrazo y ojalá este artículo se haga masivo dentro del Movimiento para que tengamos Esta necesaria conversación.
Cariños,

Ignacia silva
Santiago
18/03/2018 - 02:38:11  
Gracias Padre Patricio por su comentario tan valioso. Mucho que caminar en este tema. El Señor le siga bendiciendo

Paty Lopez
Mty, Mx
17/03/2018 - 13:36:08  
En primer lugar, no debe confundir la homosexualidad con la transexualidad que sin realidades diferentes. Una perdona transexual reniega de su sexo biológico y se siente del sexo contrario.
Segundo. En mi calidad de abogado puedo afirmar que la justicia en mi región permite el cambio de nombre y sexo de un transexual sin necesidad de operación de reasignación de genero. Llevamos - en forma gratuita en el Consultorio Jurídico de Arica - Ya 8 casos exitosos. Así que Daniela Vega no se cambia el nombre y el sexo por razones ideológicas y no porque no podamos realizarlo en Chile.

Mauricio Vega
Arica
16/03/2018 - 17:30:55  
Es difícil enfrentar la realidad tal como es, cuando quisiéramos que fuera más acorde con nuestra forma de ser. Es duro enfrentarse a ella, cuando se trata de personas queridas y cercanas. La condición sexual de una persona, que en otros aspectos de su personalidad puede ser brillante, puede estar llena de sufrimiento en su vida afectiva y sexual. De ahí lo importante que es no dejarnos llevar por la masa, tener principios sólidos, decidir libremente ser personas dignas y remar muchas veces contra la corriente; para poder ser nosotros mismos y no dejarnos influir por quienes externamente parecen ser personas exitosas, y que se encuentran en esta triste situación. Pueden ser muy buenos en lo que hacen, y dignos de nuestra admiración. Podemos sentir cariño y gratitud por lo bueno que han hecho por nosotros, pero la mejor forma de demostrárselo es siendo libres para ser felices, y que ellos también lleguen a serlo.

Maria Isabel Herreros Herrera
Viña del Mar, Chile
16/03/2018 - 13:07:18  
Gracias Patricio por aportarnos una mirada misericordiosa sobre el tema.
Con afecto
Nena ORyan

Nena ORyan
Chillán
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000