Evangelio sábado 21 de septiembre

Hits: 144
Viernes 20 de septiembre de 2019 | Gonzalo Manzano

21 de SEPTIEMBRE del 2019.

Evangelio según San Mateo ‪, capítulo 9, 9 - 13.‬‬‬‬‬‬

Fiesta de san Mateo, apóstol y evangelista.

"Al irse de allí, Jesús vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado a la mesa de recaudación de impuestos, y le dijo: "Sígueme". Él se levantó y lo siguió. 
Mientras Jesús estaba comiendo en la casa, acudieron muchos publicanos y pecadores, y se sentaron a comer con él y sus discípulos. Al ver esto, los fariseos dijeron a los discípulos: "¿Por qué su Maestro come con publicanos y pecadores?". Jesús, que había oído, respondió: "No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. 
Vayan y aprendan qué significa: Yo quiero misericordia y no sacrificios. Porque yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores".

Meditación de Gonzalo Manzano González

"No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores"

Jesús parece decirme: Cuando digo esto, no es porque los justos no tengan oportunidad de salvarse. Ya quisiera Yo que todos ustedes fueran justos. Incluso, aquellos que lo son, a veces también pecan, y los pecadores también son justos. Por tanto, dos cosas: no son ustedes quienes pueden atribuirse la imposición de calificativos ya que pueden ser ustedes mismos lo uno y lo otro, por lo que dejen de imponerlo al resto; y si los justos los son, quienes realmente necesitan de mí son los pecadores, así que no cuestionen ni se sorprendan que Yo abra mis brazos a quienes ustedes no se los abrirían.

Me molesta mucho esa actitud farisaica, donde ellos siempre se ponen en una posición de superioridad. Me enoja cuando la veo en mis conocidos, pero soy tanto más hipócrita cuando yo la tengo y ni siquiera soy capaz de darme cuenta que estoy teniendo la misma actitud que me molesta. Quisiera conocerme tanto como para darme cuenta solo que estoy fallando a Cristo cuando tengo esa mentalidad, y así no sólo evitar esa tentación y mi pecado de soberbia, sino también regalarle a Dios un mínimo aporte a la construcción del Reino de Dios aquí en la tierra.

Señor Jesús, te ofrezco mi esfuerzo por llegar a acercar mi corazón al tuyo, y lograr latir contigo como uno, para así ver a los demás con tus ojos, viendo en ellos el gran regalo que el Padre ha depositado en cada uno de nosotros. Que pueda, Señor, rescatar en cada persona tu imagen, y que reaccione de una vez por todas a las tantas bendiciones que me presentas al acercarme a mi prójimo. Que esta renovación de mi Ideal Personal y mi Horario Espiritual sea un nuevo comienzo para avanzar en mi autoeducación. Madre Santa, Patrona de Chile, ruega por nosotros, que necesitamos de tu intercesión.

AMÉN

Comentarios
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000